¿SON UTILES LAS GUIAS DE VINOS?

En los últimos tiempos, tanto en foros como en blogs, se está cuestionando la fiabilidad de la guías con argumentos basados en el desacuerdo con las puntuaciones y, lo que es más incoherente, se pone en duda el modelo.

guia peñin 2013Es éste un comportamiento que no se da en otros países como Francia, Inglaterra, EE.UU, Italia y Alemania donde el número de marcas que se comercializan es mucho mayor, lo que hace necesario contar con esta fuente de información. Otra cosa es que en esos países se pueda cuestionar la cualificación del autor o del equipo, pero no su independencia. Lo que ya no es asumible es que en España se ponga en entredicho la neutralidad de las guías y mucho menos su cualificación, poniendo en duda las puntuaciones bajo el pretexto de que aspectos publicitarios y amiguistas puedan ser los que las determinen.  En ocasiones, (lo he repetido en este blog), he podido dudar del método de trabajo o coherencia de otras guías, pero nunca de su independencia.  En cuanto a la  nuestra, el método de trabajo  está contrastado de forma absoluta a lo largo del tiempo. Una trayectoria de 23 años,  catando miles de vinos anualmente es un argumento para mi irrefutable frente a  quienes quieren sembrar la duda de manera sistemática.

EL PUDOR DE LLEVAR LA GUÍA BAJO EL BRAZO

Se comenta que, ante la presencia de Internet y redes sociales, las guías tienen menos impacto que antes en el consumidor de calle, cuando en realidad nunca lo ha tenido. Las guías han influido sobre una élite de aficionados y sobre los profesionales de hostelería y alimentación y, a su vez, estos influyen sobre  el nicho más numeroso de consumidores. Nunca las guías actúan directamente sobre el consumidor estándar, cuya limitada afición al vino no llega todavía a despertar el interés de comprarla. Pero, para que las redes sociales y foros puedan organizar también sus catas (más o menos endogámicamente), es necesario contar con unas fuentes informativas externas sobre marcas y valoraciones. Es ahí donde entra la GP.noticias.portada-iberoamericana-EN-323nsp_53[1]

Dudo de que el éxito de la Guía Peñin  se deba solamente al rigor y coherencia  de las valoraciones, sino más bien a su condición de vademécum de consulta, al contar con un número de marcas que duplica a la más directa rival. Pues bien, aquí se ve  una realidad palpable:   los que desdeñan la Guía son los mismos que la llevan en la guantera del coche o la guardan “debajo de la almohada”. Asimismo son innumerables las cartas de vinos que muchos sumilleres  elaboran con las fuentes de la Guía. ¿Quién es capaz de hacer una referencia de la Guía del mismo modo que nadie revela su “chuleta” en un examen? Aquí las fuentes no se revelan porque  equivale a reconocer que uno no tiene criterio propio: “si soy español, lo menos que se me puede pedir es que conozca los vinos españoles por mi cuenta”. Un juicio absurdo, pues no tiene que ver la información documentada con los criterios personales. La opinión de un aficionado o profesional será más certera cuanta más información recabe.  En cambio, un extranjero, ya sea sumiller, propietario de una tienda especializada o importador, tiene a bien exhibirla como la mejor y la mayor fuente de referencias del vino español. Con alguna frecuencia se puede ver a un aficionado extranjero visitando la tienda de vinos Lavinia con la GP debajo del brazo mientras que el español la deja en el coche.  Robert Parker me comentó que la GP es una fuente informativa del vino español imprescindible en su trabajo, al tiempo que la británica Jancis Robinson señalo que era la guía de vinos de un solo país más completa que había visto.

images[1] (2)Fiel al dicho de que nadie es profeta en su tierra, con Parker y sus puntos sucede todo lo contrario. No hay comentario de colegas, bodegueros y algo menos los blogueros en que no aparezca Parker en el debate, dada la dimensión planetaria de este gurú. En cambio, son escasísimas las ocasiones donde las bodegas citan los puntos Peñin  y aún menos a las otras guías nacionales, cuando, de alguna forma, puede ser más útil en el mercado español.

Sospecho que este silencio se deba a una reacción del sector ante el mutismo de los prescriptores y periodistas especializados. No es la primera vez que algún bodeguero nos pregunta si la prensa la tiene tomada con nosotros, ya que el nombre de la GP sólo se cita en los debates críticos acerca de lo que consideran  una dudosa forma de catar (etiqueta vista) o de intereses mercantilistas de nuestras valoraciones, cuando ellos conocen el interés y el gran impacto que tiene entre sus importadores como herramienta de trabajo.

RIGOR Y MÉTODO

Los críticos señalan que nuestras valoraciones se ciñen a nuestros gustos personales, craso error. Dios nos libre de imponer un criterio personal  que tiene que ver con lo anímico y emocional y, por tanto, con puntuaciones erráticas y poco consistentes. A este respecto, nos avala el hecho de que la mayoría de las puntuaciones de la GP son más coherentes con las que aplican las revistas y gurús internacionales que con las de nuestros rivales. Aplicamos  toda una serie de reglas objetivas y no subjetivas. Las posibilidades de errar disminuyen en la medida de que creamos compartimentos estancos de estilos y características ajustados a una determinada puntuación y apoyados en la evolución histórica de la marca, archivada en la base de datos, y catando por géneros de vinos.

La calidad del noventa por ciento de las referencias actuales de la Guía alcanza un mínimo de equilibrio óptimo de sus componentes, ya sea en el tacto bucal (acidez, alcohol, taninos y matices grasos), como en el aroma.  A partir de estos mínimos evaluados en 80 puntos, las puntuaciones ascienden a medida que se perciban nítidamente  más rasgos frutales, minerales, una mayor identificación de las variedades y los sutiles matices de la crianza en roble con sus lías. En definitiva, si está demostrado que el noventa por ciento de los importadores de vino español poseen la GP para consultarla, entonces no es disparatado asegurar que la Guía es el principal inductor de las exportaciones de vinos españoles.images[1]

No podemos negar que si hay algo que caracteriza a los españoles es que tendemos a que todo lo que viene de fuera sea mejor y más importante. No solemos valorar lo nuestro no porque seamos más exigentes que las opiniones foráneas, sino porque tenemos que citar nombres o protagonistas y eso se pierde en los oscuros laberintos mentales de los españoles donde entran en juego la envidia, el escepticismo, el chismorreo…, en definitiva, esos pecados que nos adornan. Sólo somos capaces de exaltar al compatriota una vez fallecido, pues deja de ser un rival, o al muy famoso que aparece en los grandes medios,  pues un silencio hacia ese personaje evidenciaría  los celos de la rivalidad.

 

 

 

 

.

 

 

 

José Peñín

Acerca de José Peñín

José Peñín, 1943, Santa Colomba de la Vega (León). Es el escritor de vinos mas prolífico de habla hispana y uno de los periodistas y escritores más experimentado de nuestro país en materia vitivinícola, decano de la profesión y el más conocido a nivel nacional e internacional.Desde que creara en 1990 la “Guia Peñin”, es el referente más influyente en el comercio internacional de vinos españoles y la publicación en esta materia mas consultada a nivel mundial, lo que le convierte el más importante creador de corrientes de opinión en torno al vino. Viajero infatigable, ha recorrido casi todos los viñedos del mundo, a la vez es conferenciante, consultor, catador de reconocido prestigio, miembro de diferentes jurados internacionales con innumerables premios en su ejecutoria profesional que alcanza en la actualidad mas de 35 años en la actividad vitivinícola.
Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a ¿SON UTILES LAS GUIAS DE VINOS?

  1. Alvaro dijo:

    Decir que las guias no son utiles es una chorrada de calibre siete, y solo demuestra que ademas de ignorantes en cuanto a vino en general se refiere a los españoles nos da verguenza reconocer dicha ignorancia. Esto fuera de España (y llevo 13 años de paseo) no sucede, la gente cuando no sabe pregunta, al contraio que en España.
    La GP a mi me ha ayudado en incontables ocasiones, tengo las ultimas 5 en mi casa, y las uso con frecuencia, antes de ir “de compras”, a veces antes de ir a cenar si en la web del restaurante tienen colgada la carta miro un poco lo que voy a pedir y contrasto con la guia, y en general tiene informacion ciertamente util acerca de las distintas zonas, la elaboracion del vino, las caracteristicas de la añada, que hacen que tomar una decision sea mas sencillo (y sobre todo, que aciertes un mayor numero de veces que al final es de lo que se trata, pasarlo bien).
    El unico “pero” que le pongo a la GP, y que ya le he comentado a gente que conozco que esta ahi metida (de momento sin exito) es la necesidad de tener una aplicacion de la guia disponible para iOS y Android. En muchas ocasiones cuando se necesita es en un restaurante (al menos yo), y aunque no me de verguenza decir que la uso, ciertamente llevar un “listin telefonico” al salir a cenar no es muy practico -)
    Seguid con la guia! (ya se que lo hareis)
    Alvaro

  2. Alfred aficionado dijo:

    Soy comprador, lector y consulto la GP desde hace años. En un pais como el nuestro donde hay una gran produccion y variedad, si a uno le gusta probar cosas nuevas es la unica forma de poder adentrarse sin ser profesional del tema. Como en cualquier tipo de”manual” sobre aspectos no facilmente objetivables es posible que los gustos puedan reflejar algunas tendencias de los catadores, pero en cualquier caso yo siempre agradezco el buen consejo previo de una guia, y despues formarme mi propio criterio. Las guias son como los mapas para adentrarnos en territorios que nos interesan pero que no hemos vistado, luego ya tomaremos las derivas que nos parezcan y seguro que nuestro criterio nos puede marcar otros caminos, ni mejores ni peores, los que se ajustan mejor a nuestro paladar. Para mi GP goza de mi confianza, y en especial la vs digital da un gran salto para la consulta agil, aunque debe mejorar la prestacion

    • Estoy de acuerdo con usted en un 100 por cien. El ejemplo del mapa es muy ilustrativo. El mapa nos situa en el territorio con una serie de referencias, no todas, y después el viajero decidirá que ver o visitar en esa zona. La guía es el mapa

  3. Jaime Lázaro dijo:

    El título del artículo es una pregunta retórica. Qué duda cabe que una buena guía siempre es muy útil para cualquiera que esté de veras interesado en los vinos. ¿Los puntos? Una referencia válida, orientadora, pero que no debe tomarse como una magnitud científica. En las catas de aficionados te das perfecta cuenta de lo que cuesta asimilar la valoración de un vino siguiendo una metodología de valoración ajustada a unos parámetros objetivos. Mucha gente se aferra al criterio irrenunciable del me gusta más o me gusta menos, por más que se explique que eso no es así. Pero son las más divertidas y pueden acabar en discusiones de estilo futbolero. Por cierto, aprovecho la ocasión para quejarme de que en la última guía echo en falta la información y material didáctico sobre el mundo del vino que antes se daba, aunque cada vez haya más referencias.

  4. Josep M. Albet dijo:

    Estoy de acuerdo . Ademas los que haceis guias deveis llevar la cabeza muy alta, porque buestro trabajo es imprescindible para bodegas, viticultores, concumidores y mundo del vino en general.
    La envidia de medio mundo se come al otro medio, por algo la bíblia ya lo califica de pecado capital, pero no es exclusiva de los españoles, todos los pueblos del mundo la sufren de algun modo. Tampoco hace falta auto-flagelarse.
    Seguid trabajando duro y bien, que asi no hay quien os pare.

  5. Vino online dijo:

    Hola, muy interesante el artículo. Y, ¿en cuanto a guías de vinos en formato aplicación de móvil? Me parece una buena idea tener la guía en un formato que cada vez todos usamos más. ¿Hay alguna que destaque por encima del resto? Gracias de antemano.

  6. Sommelier René García Valdés dijo:

    Para un sommelier consultar las guias de vinos es una herramienta fundamental. Ayuda a saber cuan cercano (o lejano) se está de los criterios de otros especialistas. Es un intercambio de conocimientos por lo que es un aprendizaje también.
    Las guias de vinos no solo enseña de vinos, si no también de regiones, climas, suelos e incluso maridaje.
    Cuando se lee para aprender no deben buscarse errores del autor. Mas bien deben ser interpretados como puntos de vistas diferentes que deben ser tomados en cuenta.

  7. nydia vargas escobar dijo:

    Si es util,la GP y como tu bien comentas en tu escrito, las envidias nos matan
    Nosotros si la utilizamos y asi contactamos con bodegas que nos parecen interesantes
    Ahora mismo estaba detras de que pudieses probar un vino nuevo y justo ayer recibi notificacion vuestra ,diciendo que ya no
    Y para que veas que para mi era importante vuestra opinion ya que nuestros compradores y consumidores nos piden ,o mas bien preguntan en que guia estamos para leer los comentarios del vino.
    Por tanto yo creo que si soys muy utiles y nada mas animos

  8. juan miguel piñero perez Bodegas juan piñero s.l dijo:

    Me gustaria conocerle .No se que hacer con las bodegas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>